los colores de la novela negra

El color de la novela negra.

¿De qué color es la novela negra?

El caballo de Santiago.

Si te preguntase algo así como, ¿de que color crees tú que es la novela negra?, seguramente pensarías que se trata de una de esas preguntas-trampa y a tu memoria acudiría la famosa: «¿De qué color es el caballo blanco de Santiago?»

La respuesta no es tan clara. Resulta evidente el color del caballo de Santiago, pero no tanto el color de la novela negra; al menos, desde mi punto de vista.

Las clasificaciones

Vivimos en un mundo en el que tendemos a clasificar las cosas por inclusión/exclusión. Creamos listas para todo y lo que incluimos en una queda automáticamente excluido de la otra.

Esta estrategia sirve para los objetos, pero las ideas son otra cosa. Las ideas se encuentran llenas de matices. Las ideas son interpretables, adaptables, explicables y entendibles…, o no. Las ideas son propias y exclusivas de cada ser H. Las ideas pertenecen al mundo subjetivo.

Ya, me dirás que sobre la novela negra existen unos parámetros que la definen y tienes razón, pero esos parámetros son generales y se pueden vestir de ropajes de diferentes colores creando toda una gama interminable de grises.

La novela negra, entre el negro y el blanco.

No me gusta el negro. El negro representa a la noche y ésta se produce por la ausencia de luz. Si la luz desaparece, se lleva consigo la esperanza. No me gusta la noche.

El gris es uno de mis colores preferidos. También me atrae la novela negra. Definitivamente, creo que la novela negra es de color gris.

novela negra es gris
Existe toda una gama de grises entre la luz y las sombras

Toda una inmensa gama de tonalidades comprendidas entre el blanco y el negro, permiten ser recorridas de forma permanente por una legión de mentes imaginativas buscando el color exacto para pintar su mundo de ficción.

Pensándolo mejor, quizá esté equivocado. Sí, creo que lo estoy. Creo que la novela negra no es de color gris, sino rojo. Rojo de la sangre que mana de los crímenes que la pueblan. Sangre que alimenta la imaginación del lector mientras busca desaforadamente al culpable.

No sé; ahora que lo dices…, ahora que hablas del lector, creo que el color que representa con mayor precisión a la novela negra es el amarillo. Sí, el amarillo del fuego de las pasiones que suscitan la violencia de sus personajes. Pasiones que llegan de lleno al lector hasta, incluso, quemarle los párpados.

La novela negra, entre el día y la noche.

Sin embargo, la muerte apaga todas las luces en la mente del ser H. Después de la muerte solo queda la noche más cerrada, la nada.

Claro, que esto solo sirve para el muerto; pero en la novela negra el muerto tiene poco que decir. Solo es un actor necesario, la disculpa imprescindible para que actúe el vivo hasta que averigüe quién lo hizo.

Éste, el vivo, el investigador, es el que llega con la luz que trata de iluminar la noche. ¿Lo conseguirá? Seguramente sí, pero para ello necesitará, aunque solo sea, un pequeño rayo de luz que le permita reconocer al culpable o identificar la pista definitiva. Él tratará de caminar siempre hacia la luz perseguido por la oscuridad de la noche que pretenderá atraparlo para siempre.

El amanecer disipa las sombras
El amanecer es el momento de la novela negra.

Definitivamente, es el amanecer el momento que simboliza a la novela negra. El amanecer que aleja las sombras de la noche, que alumbra el cadáver que ésta nos deja, que pone fin a la impunidad, que precipita la acción alocada e irreflexiva del indeciso empujado por una noche tormentosa. El amanecer que trae la sangre de la batalla y al que espera la venganza.

Sí, definitivamente, es el amanecer el momento en el que la novela negra cambia de color para teñirse de sangre.

Por supuesto que existen noches interminables y amaneceres efímeros, pero aún así sigue subsistiendo el gris que trae el más insignificante rayo de luz.

¿Y tú, qué opinas?, ¿cuál es tu color? Deja un comentario. También puedes suscribirte a la página.

Autor: Amador Moya

Todos los derechos reservados.

4 Comments

  1. Angela
    25 agosto, 2019

    La novela NEGRA tiene todos los colores?
    Mmuuu. No se yo me quedo con el Rojo.
    Buen artículo.

    Responder
    1. afmoya
      26 agosto, 2019

      Es tu elección. Estoy de acuerdo. Gracias, Ángela.

      Responder
  2. elena
    26 agosto, 2019

    de entre tantos colores, elijo el blanco, lleno de luz, de vida, de paz, de belleza, de nuevos comienzos, nuevos caminos, nuevos amaneceres…. Sí, definitivamente el blanco, que te lleva a esa página que te invita a continuar plasmando tus escritos y seguir soñando.

    Responder
    1. afmoya
      27 agosto, 2019

      Gracias Elena. El blanco es un color maravilloso y la luz, imprescindible para la vida. Lo dejo anotado: novela negra de color blanco. Maravilloso.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top