la investigación policial del perro adiestrado

Investigación policial: euforia y frustración

La investigación policial no es un camino de rosas.

Si tuviéramos que hacer una comparación o poner un símil para explicar la investigación policial, diría que se parece más a una montaña rusa.

Ya sabemos que, en la literatura y en el cine, abundan los finales felices; lo que, por otra parte, hace que pierda parte de su dramatismo: «Si conocemos que, al final, el policía va a descubrir al asesino…»

Claro, que eso es ficción y el lector o el espectador prefiere que el bien triunfe sobre el mal, que el policía atrape al ladrón; pues démosle gusto y todos contentos.

En verdad, la investigación policial no es tan fácil como aparece en el papel o la pantalla. Ésta se asimila más a un tobogán, un "sube y baja" de emociones que, en muchas ocasiones, no tiene final feliz.

Busca, quizá encuentres...
Los archivos son muy importantes para la investigación policial

Un estudio de “El País”

Data del año 2003, hablando de la investigación policial (Enlace "EL PAÍS"). Este artículo decía que «Uno de cada diez homicidios se queda sin resolver», para luego especificar que «Interpol indica que el 93% de los crímenes se solucionan, pero 60 del año pasado siguen impunes».

Al final del artículo, se llega al reconocimiento de que en el año anterior, unos 60 crímenes quedaron sin resolver de un total de 474; lo que nos indica que el porcentaje era mayor del anunciado en un principio.

Un estudio del periódico “ABC”

Este artículo es del año 2017 y  nos pone ante una realidad más exacta  sobre las investigaciones policiales.

(Enlace "ABC") «La Policía tiene sin resolver al menos 472 asesinatos entre 1990 y 2015», dice.

El hecho de que se haya tomado en cuenta un período de tiempo más largo, hace que los resultados se aproximen más a la realidad.

Pasadas estas cifras al campo de los porcentajes, los conceptos nos quedan más claros: «Los investigadores aclaran de media ocho de cada diez crímenes que se cometen».

Estamos hablando de un 20% de investigaciones policiales sin resolver, pero esta cifra puede ser aún mayor, si tenemos en cuenta que existen muchos casos no recogidos en ella, tal y como recoge el propio artículo al hablar de las policías autonómicas: «Ninguno de esos 64 crímenes se han contabilizado en esta estadística», dice.

los periódicos son muy importantes en la investigación.
Los periódicos analizan, publican e informan sobre los resultados de la investigación policial.

Un estudio de "El Mundo"

En este caso, también nos da una información muy interesante sobre la investigación policial, en un artículo del año 2015. Se trata de un estudio realizado por «Un grupo de alumnos de la Universidad de Murcia», publicado por este periódico. Las conclusiones son las siguientes:

El 93% de los homicidios en 2014 fueron realizados por hombres.

Las armas blancas son los instrumentos más usados.

El 69% de los fallecidos son hombres y las mujeres representan el 31%.

Los extranjeros, que representan un 10% de la población española, son los causantes de un 32% de las muertes.

El análisis de estos datos nos pone ante la evidencia de que en la investigación policial, no es oro todo lo que reluce y muchos de los crímenes quedan sin resolver.

La frustración en la investigación policial.

No obstante, debemos tener en cuenta que los casos estudiados se refieren siempre a aquellos en los que se ha quitado la vida a una persona; es decir, los crímenes más graves y en los que se pone un mayor empeño en su esclarecimiento; por lo que, a buen seguro, en el global de los delitos cometidos, las estadísticas de casos sin resolver incrementarían sus números.

la investigación policial descubrirá al que se esconde
Aunque te ocultes tras la capucha, la investigación policial te descubrirá.

Cuando esto ocurre, cuando la investigación policial debe quedar aparcada en vía muerta, la sensación de frustración que se produce en el investigador es muy acusada.

Es probable, que el investigador esté condenado a vivir permanentemente con sus fracasos.

Es seguro, que éstos lo perseguirán durante años en los que, de vez en cuando, vuelven a instalarse en el primer plano de su memoria para tratar de encontrar un detalle que le había pasado desapercibido.

Un detalle que reconduzca la investigación policial y le ayude a salir del callejón en el que, una parte de él, se ha quedado atrapado para siempre.

No es que el fracaso se haya solucionado con una decepción pasajera; en absoluto.

Eso es lo que él tratará de aparentar escondiéndose detrás de una sonrisa y unos hombros que se encogen en dirección a su cabeza.

La realidad es que la figura impersonal y anónima de ese delincuente impune lo perseguirá hasta que cierre la carpeta de su vida laboral.

Las investigaciones policiales: pequeñas e intensas frustraciones.

En el apartado me refería a los casos que no llegan a esclarecerse y en los que la sensación de frustración es mucho más acusada que en el resto; pero es que los que se resuelven no quedan exentos de este sentimiento; en absoluto.

La frustración está presente en todas las investigaciones policiales.

Son pequeños fogonazos, estados de ánimo pasajeros que se compensan con otros de euforia que les sucede en cada logro. Es la montaña rusa en toda su extensión.

Virtudes del investigador.

Aquí se forja la personalidad del investigador: constancia, paciencia, perseverancia, observación, confianza en uno mismo y, a veces, en la providencia; por supuesto, sensibilidad, claro.

Virtudes que nadie le reconoce y que se saldan con unas pequeñas palmaditas en la espalda.

la escalera sube y baja a la vez, como las emociones.
La investigación policial es un sube y baja de emociones

Virtudes que te llevan a logros, logros que te hacen avanzar en la investigación policial, avances que se convierten en retrocesos, retrocesos que te quitan de las manos al delincuente justo cuando le ibas a poner las esposas, delincuentes que dejan de serlo para sumergirte en la más absoluta desorientación, desorientación que te abre nuevos caminos llenos de incertidumbres sin saber cual elegir, incertidumbres que se van convierten en certezas que se esfuman ante tus propias narices para volver a empezar… o no y, entonces, solo entonces, cuando esas certezas no se esfuman, llega la apoteosis final.

Es el climax de la investigación policial: El bien triunfa sobre el mal. Una mente inteligente ha logrado desenredar la madeja, una vez más. La autoestima sube hasta lo más alto. La euforia hace que el cuerpo flote de satisfacción. El policía ha atrapado al delincuente. La investigación policial ha finalizado.

Un contratiempo en la investigación policial.

A pesar de haber finalizado y de haberlo hecho de forma positiva, podría ocurrir (de hecho, ocurre muchas veces) que días más tarde te encuentres con el delincuente por la calle.

Podría ocurrir que llegado el momento del juicio, éste quedase absuelto.

Podría ocurrir que la investigación policial no hubiera servido para nada.

Podría ocurrir que las horas de espera, las noches en vela, el frío pasado en un coche, el hambre, el sueño, el tedio, los seguimientos, los interminables listados de llamadas telefónica o las insufribles escuchas, no hayan servido absolutamente para nada.

Línea policial. No pases
Prohibido el paso. Hay una investigación policial en marcha.

Podría ocurrir que, a pesar de haberlo puesto blanco sobre negro, la identidad del delincuente y todo lo demás, el juez no haya llegado a leerlo con claridad.

Contar y vivir la investigación policial.

¿Acaso es posible contar estas sensaciones sin haberlas vivido? ¿Acaso es posible hacerlo, aún habiéndola vivido con toda su intensidad? ¿Serás capaz tú, lector, de entender esas intensas pinceladas de amargor y dulzura? ¿Acaso crees que hay consuelo para la soledad final del investigador, abandonado al capricho de sus fantasmas, cuando no llega a descubrir al delincuente? ¿Alguna vez has vivido algo similar a las frustraciones que genera la investigación policial?

Si te ha gustado, puedes suscribirte a la página , solo tienes que rellenar el formulario. También puedes dejarme un comentario. ¡Ah!, y comparte en tus RRSS.

Amador Moya

Reservados todos los derechos.

2 Comments

  1. Angela
    1 mayo, 2019

    La frustración forma parte de la vida. Y por supuesto del lector tambien

    Responder
    1. afmoya
      1 mayo, 2019

      Así es. Una emoción muy habitual y difícil de controlar.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top