investigación y escritor

Investigación criminal y escritor de ficción.

La investigación criminal: del escritor al investigador.

La investigación criminal y el escritor de ficción, ¿están relacionados, tienen algo que ver entre sí? ¿Qué opinas?

¿El escritor busca al investigador o, por el contrario, es el investigador el que necesita al escritor? La pregunta se parece a aquella de: «¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?»

No sabría dar una solución al enigma que se plantea sin antes abordar otras cuestiones que definen y caracterizan a nuestros dos personajes.

Quiero aclarar que, cuando me refiero en este artículo al escritor, en realidad me estoy ocupando del escritor de ficción, y más concretamente, al que escribe sobre el género policíaco o derivados.

La sensibilidad, ¿cualidad o defecto?

investigación criminal  Esta maravillosa virtud, debe ser entendida como la capacidad del ser humano para para percibir lo que ocurre a su rededor. Cuanto más sensibles somos, más nos fijamos en el detalle de lo que sucede.

Te preguntarás, ¿qué tiene que ver la sensibilidad con la investigación criminal, con el investigador y con el escritor? Un poco de paciencia, querido lector. Te lo explicaré.

Esta palabra se ha venido vinculando, a menudo, al mundo de los sentimientos para indicar que el hecho de ser sensible implica que no se pueden controlar los propios sentimientos, que son ellos los que toman las riendas.

Desde esta perspectiva, la sensibilidad deja de ser una cualidad para convertirse en un defecto y, en un mundo dominado por hombres, este defecto se ha atribuido a las mujeres; por ese motivo, que una mujer sea sensible es lo esperado, pero que lo sea un hombre...

De ahí viene lo de que los hombres no lloran y esas “majaderías”. Es un error.

El escritor y la sensibilidad

escritor e investigación

El mundo de los sentimientos y de las pasiones pertenece a los seres humanos en general, la sensibilidad no es un defecto, sino una virtud y, desde mi punto de vista, la más importante en un escritor.

Porque éste vive de percibir detalles que otros no son capaces de ver, vive de percibir la reacción de la gente ante determinados estímulos, ante sus propias palabras escritas en un papel.

El escritor sobrevive si es capaz de entender que los pequeños detalles son los que hacen felices a la gente y que son fundamentales para construir el mundo que va a ofrecer a sus lectores para que quieran entrar en él.

La investigación criminal y la sensibilidad.

investigación criminal

No obstante, si la sensibilidad da la vida al escritor, el investigador no la necesita menos. Él también debe percibir los pequeños detalles que suceden a su alrededor.

Si el investigador no es sensible, está muerto y tiene que dedicarse a otra cosa. En ese caso, la investigación criminal no progresará.

Él progresa en sus investigaciones gracias a ser sensible y permeable a las insignificancias de la vida.

Si es bueno, será capaz de fijarse en la pequeña vibración que se produce en el párpado de su principal sospechoso cuando le hace una pregunta incómoda.

La investigación criminal: La intriga y el misterio.

Por supuesto que el misterio no podía faltar a esta fiesta, como tampoco lo puede hacer la intriga. Estos dos conceptos también afectan a nuestros dos protagonistas, pero, en este caso, no para unirlos sino para sepáralos.

tecnología e investigaciónEl investigador y el escritor necesitan el misterio y la intriga, pero por motivos diametralmente opuestos; mientras el escritor lo busca, lo crea y lo utiliza para hacer que el lector viva con pasión sus historias y las haga suyas, el investigador lo combate, lo persigue y lo extermina, si es posible, tratando de poner luz en la oscuridad y de resolver el enigma que le obsesiona.

En cualquier caso, la investigación criminal, plagada de intrigas constituye un gran pozo de misterio en el que ambos tratarán de poner un poco de luz.

La simbiosis perfecta.

Por este motivo, ambos se complementan, ambos se necesitan para sobrevivir. El  escritor y el investigador se buscan y se encuentran.

El escritor quiere que el investigador sea su protagonista, que conduzca su historia, que le ayude a escribirla.

El investigador lo estaba esperando porque necesita que el mundo conozca sus hazañas, su inteligencia desmedida, su sutileza, y nadie mejor que el escritor para inmortalizarlo.

La sociedad entre el escritor y el investigador es perfecta, lo ha sido siempre y lo seguirá siendo en el futuro. Los dos viven gracias a la investigación criminal.

microscopio investigación

Sherlock Holmes es quizá el caso más conocido, pero la literatura está plagada de personajes de este tipo, personajes que aspiran a sobrepasar a la persona, a ser mucho más importantes que la mente que los creó, oscureciéndola si es preciso.

Personajes que buscan la inmortalidad, pero que no son nada ni nadie, que nunca lo hubieran sido sin esa mente, sin esa mano mortal y perecedera que un día les dio la vida para luego morir y quedar eclipsada en el olvido por la luz de sus propios hijos.

Si te ha gustado, puedes suscribirte a la página , solo tienes que rellenar el formulario. También puedes dejarme un comentario. ¡Ah!, y comparte en tus RRSS.

Amador Moya

Reservados todos los derechos.

1 Comment

  1. […] el vivo, el investigador, es el que llega con la luz que trata de iluminar la noche. ¿Lo conseguirá? Seguramente sí, pero para ello necesitará, aunque solo sea, un pequeño rayo de luz que le […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top